UN HOMENAJE AL ARTE DEL CINE

Un hombre y una mujer se reencuentran en los antiguos Cines Doré a principios de los años 70, cuando el paso del tiempo y la dictadura franquista habían relegado el séptimo arte a algo decadente, permitiendo únicamente la supervivencia de las películas adoctrinantes del régimen.

No se veían desde el último estreno siete años antes, cuando la mujer, actriz protagonista, observó su película desde el mismo palco que el canciller alemán y el jefe del Estado.

La mujer vuelve para explicarle los motivos de su huida al hombre, huida que tuvo lugar poco antes de que el suegro de este le transfiriera “el Salón” que quiso convertir en un espacio dedicado a hacer proyecciones públicas, recuperar una de las salas más antiguas de la ciudad para hacer que el cine conquistara el lugar que merece como bien de interés nacional e internacional.